jueves, 7 de mayo de 2015

De CHULO a PRÍNCIPE


  Hoy os traigo mi última transformación. Ésta vez de un Ken.
  
  Es el paso que se da para pasar de chulo de playa, a príncipe encantador.

 El ken que he transformado, en un principio fue este:




 Todo un rompecorazones y hortera como él solo el pobre.

 Cuando lo encontré en el sobrao de mi casa, el pobrecito estaba de esta guisa:


  Todo un galáctico.

 Con un poco de acetona me puse a borrarle toda la pintura plateada y ya de paso la cara:


  Con pintura acrílica y pinceles me puse manos a la obra y le dí una nueva cara y un pelo diferente:





  Ya sólo queda que le pongamos ropa adecuada, y voilá todo un príncipe:




  Y todo príncipe necesita una princesa:



  ¡Hasta la próxima!

3 comentarios:

  1. Este te lo has currado!! Totalmente distinto a lo que era, me encanta!! Menudo gígolo!! ;)

    ResponderEliminar